miércoles, febrero 28, 2007

7 marzo, un año.

Después de cuatro meses sin escribir imaginamos que la gente que de vez en cuando entraba por aquí habrá dejado de hacerlo pensando que habríamos regresado, y estará en lo cierto.
De Kochi fuimos a Bangalore desde donde tomamos un avión de vuelta a casa. Supongo que Bangalore también se merecía un post así que lo hemos añadido con un poco de retraso.
La razón de no despedirnos es que la vuelta fue bastante precipitada. Ya adelantamos que había ciertas cosas que sucedían en Madrid que requerían el regreso de Lucas, así que hubo que volver casi sin esperarlo nosotros.
Una vez en Madrid las cosas se aceleran.
Nos encontramos en un estado de trance durante unos cuantos días. Un trance que poco tiene que ver con el famoso yet lag, mas propio de los youpies que de los viajeros. Este trance es mas bien como si de pronto te trasladaran a tu pasado en un avión y allí te dejaran. Tu regresas de otros lugares con unos ritmos de vida distintos y a los que te has llegado a acomodar, con unas necesidades casi inexistentes (tratándose de una supervivencia del día a día, no me malinterpreteis) y con una realidad de tu vida consistente en observar, vivir y observar. De pronto dejas de observar y vuelves a un mundo que es el tuyo, una realidad que dejaste atrás y que descubres con sorpresa que no ha cambiado en absoluto. Es como si hubieras estado ocho meses metido en un túnel del tiempo.
Y así es como lo recuerdo ahora. Como un lapso de mi vida, tristemente lejano y en el que me gustaría quedarme a vivir.
Una vez salimos de ese trance, toca buscar un hogar, y mas que buscar nos encuentra el a nosotros casi antes de llegar.
El trabajo, que aparece en menos de un mes de estancia en Madrid. Pon la casa, firma papeles, contratos...y en un parpadeo estas empezando el año con casa, curro y sin tiempo para pararte y decir...que hago yo aquí?
Han pasado cuatro meses desde que regresamos y me parece una eternidad de tiempo en la que no hemos parado y no damos a basto.
Ahora cada vez que vemos a una persona con mochila, con una mirada receptiva y sentado en cualquier rincón de los muchos de esta ciudad se escapa un suspiro y una ilusión.
Nos tomaremos un tiempo para planificar, ahorrar y próximo destino...África.

Más adelante pondremos vídeos-resumen de este viaje. Uno por país.

7 comentarios:

Ander Izagirre dijo...

Ánimo con el ajetreo. Y disfrutad lo bueno de estar en casa, que seguro que también lo tiene y mucho.

Depende mucho de cada uno, pero una época sedentaria suele venir bien para posar las experiencias del viaje, para descansar un poco la mirada y cargarse otra vez de ganas de salir con la mochila.

En los próximos meses pasaré unas temporadas por Madrid (¿estáis allí, no?), a ver si coincidimos en alguna ocasión.

Un abrazo.

Quique dijo...

Bienvenidos!
Que gran manera de describir ese descoloque!
De todas maneras veo que llegasteis con las pilas puestas y todo os va bien. Me alegro!
Un abrazo y si me paso por Madrid estaria bien vernos y con Ander tambien! Al final nos hemos acabando conociendo todos a través de compartir nuestras experiencias!

Quique del diario del viajero

Rodrigo Streitt dijo...

Comparto tus palabras plenamente. Hace 2 semanas llegué con mi chica después de haber estado viajando un año por Nueva Zelanda, India y el Sud este asiático, y la sensación que se siente es muy parecido a la que tú describes. "El inicio del comienzo" es como me gusta llamarle a esta vuelta.
Santiago de Chile cambia con más calles y edificios, pero la gente que uno conoce y la que desconce también - me atrevería a decir-, está exactamente igual. Todo está tan igual que llego al pánico instrospectivo, llevando a que uno se cuestione tantas cosas... -quizás más que durante el viaje recién realizado-.
Que viene ahora?. Trabajar, para juntar dinero y así en un par de años salir nuevamente??. O aprovecho de comprar el el departmento que mis amigos están dejando para comprarse ahora una cas??. Adonde ir si viajamos nuevamente??. Que hacer??. Seermos los mismos??. Queremos viajar nuevamente?? Queremos tener hijos e ir a almorzar donde mis padres los días sábados??.... Como lo hago esta vez??. A pesar de todo esto, continúo viajando junto con mi chica a pesar de tener que estar ahora buscando trabajo en un oficina, donde seguro estaré en un cubículo ocho horas al día de lunes a viernes.
Lo importante no es arrancar, sino siempre buscar.
Tranquilidad y armonía mental, todo se da solo, tranquilidad en los nuevos proyectos y me atrevo a aconsejarte que vivaz esta vida que se viene con naturalidad asi como si siguieras viajando.

Ánimo y fuerza en tus proyectos.
Saludos

Gio dijo...

Hola!
Yo también soy una de esas personas que entraba aquí para ver si había algo nuevo y me quedaba sin respuestas, sin saber si habíais vuelto o solamente ya no os apetecía seguir escribiendo aquí y contandonos vuestras historias.
Yo ahora estoy de viaje, un descanso obligado débido a unos problemas de salud (nada grave, pero molestan). Ahora estoy en Estados Unidos, donde vive mi hermano con su familia, vine a verlos y a relajarme un poco y la verdad que lo estoy logrando, pero también tengo miedo ahora de volver a Madrid (donde tengo todavía casa) buscar trabajo y todas esas cosas, tampoco yo sé bien donde estoy metida...
Te entiendo, yo también siento una extraña sensación cuando veo a alguien con mochila... Es el instinto viajero que algunos tienen más desarrollado que otros.
Pues te dejo un beso y suerte en todo..

Anónimo dijo...

Tarde ociosa... de pronto, de nuevo, me acuerdo de vosotros y me digo... qué habrá sido de Lucas y de Altea?

Gracias por haberos "acordado" de nosotros.

Ay! la sensación de fluir!!!!

Dèlcia dijo...

El regreso es duro, pero también es el momento para cultivar el recuerdo. Al final, somos nuestros recuerdos, vivimos para crearlos y sufrimos por no olvidarlos.
Altea, Lucas, un abrazo, ánimo y nuevamente gracias por abrirnos esta ventana al mundo.

oktomanota dijo...

genial el post, me alegro que haya ido todo perfecto , anims