domingo, julio 30, 2006

Tren a Lhasa

Tras despedirnos de la familia de acogida en Guangyan en la estacion de tren, nos registraron mil y una veces, y el mismo numero de veces nos pidieron el pasaporte y el permiso para viajar a Tibet. Eramos los primeros turistas que cogiamos el tren a Lhasa en esta estacion y no sabian muy bien como actuar.


Una vez pasados los controles nos pusieron los primeros de una fila india ya formada rigurosamente y nos hicieron esperar un rato... Cuando los agentes de seguridad o policias (no se sabe muy bien lo que eran) recibieron segnal por una radio de mover la fila, y a grito militar nos hicieron avanzar a todos hasta el anden, recibiendo una buena bronca los que desformaban la fila... Como si estuviesemos en la mili. Impresionante.



El famoso tren tiene sus mas y sus menos... algunos tibetanos estan en contra, ya que con el tren se abarrotara de turistas chinos, cosa que no gusta porque poco a poco se va a considerar una provincia mas de china, mientras que muchos siguen pensando que es una ocupacion. Los hay que lo agradecen porque va a traer dinero... mucho!.

Por otro lado, pasa por unos paisajes expectaculares con su consecuente dagno al medio, una pena, pero por otro lado es preferible ese tren publico a que se abarrote la carretera, casi siempre paralela, de coches, autobuses y camiones.



Dejando de lado la moralidad de la construccion del tren hay que decir que es una experiencia unica tener dos jornadas consecutivas de una serie de paisajes que raramente se tiene la oportunidad de ver, asi como el cambio de esos paisajes, del valle a la montagna, de la meseta al altiplano y superando durante unos cientos de kilometros los 5.000 metros.



La construccion del tren ha sido una obra faraonica en donde se ha tenido que buscar nuevas tecnicas para fijar las vias en un suelo poco comun para infraestructuras...el permafrost, u sea, siempre congelado, ademas de muchos otros tipos. La construccion a esas alturas tampoco ha debido ser nada facil y los obreros han tenido que trabajar con oxigeno.



En el tren no se nota nada la altura ya que con el aire acondicionado expulsan oxigeno para evitar problemas de salud.

Es dificil describir todos los diferentes paisajes en este poco tiempo que nos queda en internet, espero que con unas fotos se puedan resumir un poco.