miércoles, octubre 04, 2006

JAISALMER

La ciudad dorada. Y realmente es dorada. Por fin encontramos un verdadero motivo del porque bautizaron las ciudades con colores.



Una de las ciudades mas hermosas que encontramos a nuestro paso por el Rajastan.
Una ciudad de cuento con un fuerte lleno de calles tranquilas rodeadas de havelis.

Donde se respira tranquilidad. Algo que parecen haber logrado con medidas bastante radicales.
A nuestra llegada, como a las 5 de la magnana nos encontramos con una masa de gente con pancartas de hoteles retenidas por un cordon policial...


En esta ciudad que sigue siendo como regla general en india sucia y olorosa es donde a Lucas se le infecta una pequegna herida en el pie. Y es que las cloacas a cielo abierto hierven con el calor del desierto.


Todas las ciudades ofrecen el mismo espectaculo, ya sea una poblacion grande o pequegna en el norte de la India: calles irregulares que, atascadas de trafico y de carretones y otros vehiculos estacionados, apenas dejan espacio en las aceras ( si las hay) para los peatones; la calzada flanqueada de cunetas que son cloacas a cielo abierto, cuyo contenido fermenta bajo el calor hasta que se evapora; callejones sin pavimentar donde uno se hunde en el fango hasta los tobillos, de tal manera que no pueden cruzarse a pie enjuto; montones de basura pudriendose durante dias sin que nadie se la lleve; charcos cubiertos de una espesa capa de algas; bloques de casas construidos sin orden ni concierto, sino amontonados sin mas y carentes de la mas elemental ventilacion; revoltijos de cables colgando sobre todas las encrucijadas, y vacas famelicas paseando serenas ante el caos.


Pankaj Mishra

1 comentario:

Isa Molina dijo...

vaya herida, qué ajjco!!
Cuidate barbudo. Besos a los dos